Asesoría Jurídica Corporativa:          Segunda parte  Artículo 2 de 10

Asociación en Participación y Asociaciones Civiles

En nuestro portal “TodoSobrelaLey” con frecuencia nos han consultado respecto a la posibilidad de emprender negocios a través de la figura jurídica denominada “Asociación en Participación”.

Esta se encuentra regulada por los artículos 252 al 259 de la Ley General de Sociedades Mercantiles y es meramente un contrato por el cual una o varias personas concede(n) a otra u otras que le(s) aporten bienes o servicios, una participación en las utilidades y en las pérdidas de una negociación mercantil o de una o varias operaciones de comercio respectivamente; es decir “un contrato a la medida”.

En la legislación mexicana, la Asociación en participación no tiene personalidad jurídica propia ni tampoco razón social, pero el contrato debe constar por escrito y éste no está sujeto a registro, sin embargo es recomendable certificarlo ante un fedatario público, lo cual en “TodSobrelaLey” recomendamos ampliamente seguir esa práctica contractual al procurar en la medida de lo posible, obtener la “Fe Pública” de las relaciones contractuales.

Las Asociaciones en Participación funcionan, se disuelven y liquidan, a falta de estipulaciones especiales, por las reglas establecidas para las Sociedades en Nombre Colectivo.

Hoy en día, los Hombres y Mujeres de Negocios en el mundo entero han desarrollado un inmenso interés por participar activamente en la comunidad llevando a cabo actos de beneficio colectivo para con aquellos que menos tienen y se encuentran de alguna manera desamparados.

Aunque existen diversas formas de organización al respecto, la gran mayoría participa en estas actividades a través de la creación de “Asociaciones Civiles” cuyos fines diversos, excluyen el lucro, es decir, estas Asociaciones deben proponerse fines que no tengan carácter preponderantemente económico. Observar ésta regla es de trascendental importancia ya que de exceder los límites del “Objeto Social” aprobado puede desencadenar jurídicamente la descalificación y nulidad de los actos realizados.

Es importante distinguir con gran precisión el objeto social y demás características jurídicas de estas Asociaciones y el efecto de las mismas, en su caso, sobre las finanzas personales de los hombres y mujeres de negocios y sus empresas participando en este tipo de Asociaciones puesto, que, existen implicaciones de carácter “Fiscal” que pueden de alguna manera afectar tanto la posible deducibilidad y/o exención de impuestos, con la consecuente responsabilidad que ello conlleva.   

Los Ejidos y su proceso de privatización

En los últimos 5 años, algunos de profesionistas de los integrantes de “TodoSobrelaLey se han visto en la necesidad profesional de asesorar e intervenir en el proceso de privatización de parcelas ejidales, derivado ello, de la necesidad de algunos de nuestros lectores dedicados al desarrollo inmobiliario, de crecer y adquirir un mayor volumen de tierras para desarrollos Turísticos y Habitacionales a precios razonables.

Contrario a lo que la mayoría de los empresarios piensan respecto de adquirir terrenos que simplemente cuentan con “Certificado Parcelario” expedido por el Registro Agrario Nacional, nosotros hemos encontrado las herramientas, la normatividad jurídica y el procedimiento administrativo, suficientes para poder privatizar sin riesgo alguno, parcelas que de lo contrario  permanecerían incorporadas al Ejido, sin que por ello, estas tierras pudieran desarrollarse y obtener un valor más cercano a la realidad del mercado.

Este proceso resulta un tanto laborioso y particularmente metódico, ya que se requiere desde el inicio de los trámites correspondiente, seguir muy cuidadosamente cada una de las etapas de conversión apegado fundamentalmente a las normas y procedimientos establecidos en la Ley Agraria.

El Sector Inmobiliario en los Negocios

La profesionalización de la actividad inmobiliaria en México siempre ha sido una constante preocupación y reto por el cual los hombres y mujeres de negocios y sus propias empresas han enfrentado prácticamente en todos los tiempos, y a diferencia de otros países del mundo donde el asesor inmobiliario es verdaderamente un “profesional en la materia”, en México, la profesionalización del sector inmobiliario se ha desarrollado con increíble lentitud, ineficacia y contradictorias normas y principios regulatorios y la gran mayoría de las personas dedicadas a esta actividad son producto de la improvisación y las circunstancias.

Recientemente, el Gobierno Federal Mexicano a través de la Secretaria de Educación Publica ha incorporado como carrera profesionalizada la de Asesor Inmobiliario y muy particularmente, el Estado de Sonora ha decretado la obligatoriedad de obtener una “certificación” y/o “licencia” para poder practicar el corretaje inmobiliario, lo cual acerca un tanto cuanto, la realidad mexicana de una verdadera profesionalización de esta actividad importantísima en la vida de los negocios en general.

La experiencia y capacitación profesional en el sector inmobiliario de algunos de los profesionales que integran nuestra Red en “TodoSobrelaLey”, incluye ente otros el contar con la certificación de “Real Estate Bróker” y Asesor Inmobiliario en diversos Estados de los Estados Unidos de Norteamérica, así como una experiencia práctica profesional en el medio inmobiliario turístico, residencial y comercial en México de más de 30 años.

Esta práctica profesional se encuentra intrínsecamente relacionada con nuestra experiencia y conocimientos legales en la coordinación, seguimiento y trámites, indispensables, para garantizar ‘Certeza Jurídica” a todos nuestros lectores que requieren analizar la posibilidad de adquirir algún inmueble.

La intermediación inmobiliaria nos ubica en un lugar muy especial, ya que entre otras cosas, representamos los interés económicos de quienes confían en nuestra honestidad, habilidad, conocimientos y experiencia para obtener un inmueble adecuado a sus necesidades y en congruencia con sus expectativas de inversión y al mismo tiempo nos vemos inmersos en una serie de negociaciones en beneficio de nuestros lectores, con diversos individuos involucrados en éste tan meticuloso proceso, como son, entre otros, los notarios, peritos y  las autoridades diversas que ineludiblemente participan en el proceso.