Artículo 10 de 10

El Senado de la República por unanimidad, aprobó la nueva Ley de Amparo, reglamentaria de los artículos 103 y 107 de la Constitución Política Mexicana de los cuales hemos venido comentando en nuestros artículos anteriores,  y con ello, los mexicanos y toda persona que por diversos motivos, pise suelo mexicano, hoy se ve beneficiado por este extraordinario voto. ¡Felicidades a todos!

Es sin lugar a dudas, ahora, la nueva Ley de Amparo, una Ley moderna, vanguardista que adecua y salvaguarda de manera extraordinaria nuestras garantías individuales y los derechos humanos de todos.

Con la Ley de Amparo ahora, los ciudadanos no solo pueden interponer este recurso Constitucional cuando se trate de intereses jurídicos en contra de las autoridades, sino que ahora, bajo la premisa del interés legítimo, puede ampararse contra cualquier particular cuando realicen actos equivalentes a los de las autoridades o prestadores de servicios.

Toda aquella persona en México, podrá solicitar un Amparo cuando haya un agravio o se lesionen de alguna manera sus garantías individuales, derechos sociales, derechos ambientales, derechos humanos, etc., y no sólo las personas en lo individual gozan ya de esta protección Constitucional, sino que además este formidable recurso legal está al alcance y protección de todos; individuos,  grupos,  pueblos, comunidades indígenas u otras y organizaciones sociales.

¿Porque nos referimos a que la nueva Ley de Amparo como vanguardista?, ¡porque lo es!

Una vez aprobada también por la Cámara de Diputados, un ciudadano puedra interponer un “Juicio de Amparo” aunque no esté directamente involucrado en un litigio especifico, y al interponer este recurso como “parte agraviada” alegando que el acto reclamado viola sus derechos reconocidos por la Constitución, este sólo tendrá que aducir para ello, “ser titular de un derecho o un interés legitimo individual o colectivo”.  ¡Verdaderamente una Ley moderna, vanguardista y maravillosa!

Tu Abogado