Artículo 6 de 10

Los “FIBRA”, son aquellos fideicomiso constituidos para
crear o generar inversión y gasto corriente en Infraestructura y Bienes Raíces
y que se dediquen a la adquisición y construcción de bienes inmuebles que se
destinen principalmente al arrendamiento o a la adquisición del derecho a
percibir ingresos provenientes del arrendamiento de los bienes adquiridos o
construidos, pudiendo adicionalmente proporcionar financiamiento para los
efectos aquí señalados.

Estos fideicomisos además de estar regulados por la Ley General
de Sociedades Mercantiles, están regulados también por la Ley del Impuesto
sobre la renta en su artículo 223 y bajo ciertas y muy precisas reglas de operación,
los inmuebles integrados en estos fideicomisos “FIRA”, pueden incluso estar exentos
del Impuesto Sobre la Renta en el momento de su enajenación, mediante la venta
de los certificados de participación en la Bolsa Mexicana de Valores.

Una característica muy importante de los Fideicomiso de
Infraestructura y Bienes Raíces, lo es, su anonimato y confidencialidad, ya que
el registro público de la propiedad como su nombre lo indica, es público, y en
general al ser dueño de inmuebles cualquiera puede saber quién es el
propietario, pero en el caso de los inmuebles del FIBRA, el propietario es el
fideicomiso en sí, y como en toda inversión de conformidad con el artículo 117
de la Ley de Instituciones de Crédito , existe el secreto bancario o bursátil, cuidando
la identidad del tenedor de, uno o varios certificados de participación.

Configuración y Operación de un Fideicomiso de Infraestructura y Bienes Raíces:

Los activos se aportan al fideicomiso. Los activos podrán ser bienes raíces, o bien créditos
hipotecarios respaldados por bienes raíces y tendrá una estructura de gobierno
corporativo conforme a lo que establece la Ley del Mercado de Valores.

El fiduciario debe ser un invariablemente un Intermediario Financiero Mexicano.

La forma en cómo opera en general es la siguiente: Se lleva a cabo una oferta pública de
Certificados de Participación en el Mercado de Valores con el fin de obtener
capital, o como vía de salida para los tenedores originales de dichos
certificados de Participación y estos Certificados son negociados como acciones
en relación a todos los aspectos operacionales y regulatorios.

La Bolsa Mexicana de Valores y las Casas de Bolsa se hacen cargo de todas las consideraciones
operacionales relacionadas con la individualización de las distribuciones y
retenciones de impuestos de ser estos, aplicables.

Tu Abogado