Artículo 7 de 10

El Fideicomiso de Garantía es un contrato en virtud del cual una persona transmite a una Institución Fiduciaria la propiedad o titularidad
de uno o más bienes o derechos para garantizar obligaciones de este último a favor de un tercero.

En los últimos años el Fideicomiso de Garantía se ha utilizado de forma más recurrente para garantizar obligaciones.

Actualmente la Ley reconoce expresamente que el fideicomitente en este tipo de fideicomisos, transmite la propiedad o titularidad
de los bienes o derechos a la institución fiduciaria, así como también reconoce la obligación para el fiduciario de registrar contablemente los bienes o
derechos fideicomitidos y mantenerlos separados de sus activos.

Como hemos comentado en artículos anteriores los fideicomisos están regulados por la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito,
la Ley de Instituciones de Crédito,  la Ley de Mercados de Valores y en el caso de que un extranjero participe en el
Fideicomiso, la Ley de Inversión Extranjera,  reconociéndose una gran congruencia entre las mismas, basada en el hecho jurídico, que expresamente, el Fideicomiso es un
Contrato.

En los negocio de hoy en día, el Fideicomiso de garantía minimiza los riegos del negocio propiamente hablando, inversión o cualquiera otro,  toda vez que por la propia naturaleza del
fideicomiso, éste, proporciona  a las partes contratantes certeza jurídica; al ser de estricta aplicación por una Institución Fiduciaria autorizada y
supervisada, otorga la tranquilidad de que las cosas que se instruyeron sucederán, el Fideicomiso de garantía es un instrumento Jurídico-Financiero tan
versátil que se adapta a las necesidades de negocios de cada cliente ya sea para simplemente construir una casa, realizar una compraventa, garantizar la
entrega de una herencia o bien hacer el mas complejo de los negocios.

El artículo 395
de la Ley General de títulos y Operaciones de Crédito, establece que sólo podrán actuar como Fiduciarias de los Fideicomisos que tengan por fin, el garantizar
al Fideicomisario el cumplimiento de una obligación y su preferencia en el pago a las Instituciones y Sociedades tales como las Instituciones de Crédito,
Instituciones de Seguros, Instituciones de Fianza, Casa de Bolsa, Sociedades financieras de objeto múltiple a que se refiere el artículo 87-B de la Ley
General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito Almacenes Generales de Depósito y Uniones de Crédito.

Congruente con los ordenamientos de referencia,  no se  requieren de la intervención judicial para aplicación y la ejecución de su garantía.

Tu Abogado