El Notario Mexicano será siempre, abogado, Licenciado en Derecho por profesión y representante del Notariado, es delegatario del Estado para la prestación del Servicio Público Notarial, facultado para dar fe de actos y contratos, y para aconsejar y asesorar imparcialmente a sus usuarios; está al servicio del Derecho.

El Notario Mexicano, ha sido pilar fundamental de la seguridad jurídica de la sociedad mexicana y guardián de la Fe Pública, es una persona conocedora de los problemas sociales, políticos, económicos,  de los negocios y del comercio en general  de la comunidad en la cual brinda sus servicios a través de un patente otorgada por las autoridades correspondiente y de conformidad con la circunscripción territorial en que ejerza sus funciones.

Sin desatender su función específica como fedatario público y con la cual contribuye a la paz social al actuar diligentemente para evitar conflictos entre las partes, en muchos casos adicionalmente desarrolla una personalidad multidisciplinaria y despliega diversas funciones y facetas en sus actividades como Funcionario Público, Promotor Social, Académico, etc. lo que le permite contribuir a transformar los aspectos negativos de esa realidad en la que se desenvuelve.

El Notario Mexicano es un asesor legal de quién requiera la prestación de sus servicios, y cuenta con atribuciones legitimadoras, sustanciales, de jurisdicción voluntaria o asuntos no contenciosos y de autoridad. Como asesor legal de quién necesite de sus servicios, entiende e interpreta a las partes dándole la forma legal a sus voluntades mediante los instrumentos adecuados y dando fe de sus contenidos, en consecuencia, el Notario tiene como actividad principal, la redacción, análisis y autorización por su parte de los instrumentos mediante los cuales hace constar los actos sometidos a su sanción profesional.

El Notario Mexicano es un importante miembro y miembro activo de la Sociedad, quién contribuye día con día a darle seguridad a los actos que ante él se celebran. Su función está dotada de un espíritu de servicio para con sus semejantes, para la sociedad, y para el País.

De manera enunciativa, más no limitativa, mencionaremos algunos de los asuntos en los que con mayor frecuencia interviene el Notario Público, orientando, asesorando, redactando y autorizando escrituras a solicitud de los que en ellas intervienen: Operaciones Inmobiliarias (compra venta, donación, arrendamiento, etc.), Constitución  y Protocolización de Asociaciones y de Sociedades  Civiles, Mercantiles, etc., Certificación de documentos originales diversos, expedición de Poderes, Mandatos, etc., Testamentos y Procedimientos Sucesorios, Donaciones, Permutas, etc.,  Constitución de Fideicomisos, Contratos diversos incluyendo el de Garantías, Diligencias y Múltiples Fes de Hechos.

Tu Abogado