Artículo 1 de 3

Siguiendo con la modalidad ahora impuesta por el Estado Mexicano, respecto de lo que éste, considera como los “tiempos apropiados para hacer campaña, expresar posiciones políticas y sociales, continuar en contacto e informar a quienes eligieron o decidirán elegir para gobernarnos y representarnos”, y que al respecto el Congreso ha legislado imperativamente, nosotros en “TodoSobrelaLey”, queremos expresar nuestro disentir  sobre las medidas, restricciones y patrocinios que implica la aplicación del artículo 41 de nuestra Carta Magna en relación directa con las elecciones y los derechos tanto de las personas como de los partidos políticos legalmente registrados. Así mismo ilustraremos lo que consideramos como, violaciones a dichas garantías implícitas e insertas en las leyes, normas y reglamentación relacionadas.

Con objeto de mantener claridad conceptual, transcribiremos parte de los párrafos varios, que consideramos violan los derechos y garantías Constitucionales de nosotros los mexicanos y durante éste ejercicio, comentaremos y fundamentaremos nuestras aserciones sobre cada precepto violatorio de derechos y garantías en particular, todo ello, con ánimo y espíritu meramente académico, cuya finalidad será un intento más de despertar a la sociedad mexicana a efecto que rescatemos nuestros valores morales y que nuestras leyes realmente sean escritas para beneficio de los ciudadanos, garantizándoles con la congruencia debida de éstas su seguridad.

Nuestra disertación consiste principalmente en lo que hemos considerado violatorio de algunas de nuestras Garantías Constitucionales, amén de otros derechos alienados.

El Artículo 41 de la Constitución Política Mexicana entre otras cosas establece lo siguiente: cito:

La renovación de los poderes legislativo y ejecutivo se realizara mediante elecciones libres, auténticas y periódicas, conforme a las siguientes bases:

I. Los partidos políticos son entidades de interés público; la ley determinará las normas y requisitos para su registro legal y las formas específicas de su intervención en el proceso electoral. Los partidos políticos nacionales tendrán derecho a participar en las elecciones estatales, municipales y del distrito federal.

Los partidos políticos tienen como fin promover la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la integración de la representación nacional y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de estos al ejercicio del poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan y mediante el sufragio universal, libre, secreto y directo. Sólo los ciudadanos podrán formar partidos políticos y afiliarse libre e individualmente a ellos; por tanto, quedan prohibidas la intervención de organizaciones gremiales o con objeto social diferente en la creación de partidos y cualquier forma de afiliación corporativa.

III. Los partidos políticos nacionales tendrán derecho al uso de manera permanente de los medios de comunicación social.

Apartado A. El instituto federal electoral será autoridad única para la administración del tiempo que corresponda al estado en radio y televisión destinado a sus propios fines y al ejercicio del derecho de los partidos políticos nacionales, de acuerdo con lo siguiente y a lo que establezcan las leyes:

Apartados b.., c.., d.., e.., f.., g.

Los partidos políticos en ningún momento podrán contratar o adquirir, por si o por terceras personas, tiempos en cualquier modalidad de radio y televisión.

Ninguna otra persona física o moral, sea a título propio o por cuenta de terceros, podrá contratar propaganda en radio y televisión dirigida a influir en las preferencias electorales de los ciudadanos, ni a favor o en contra de partidos políticos o de candidatos a cargos de elección popular. Queda prohibida la transmisión en territorio nacional de este tipo de mensajes contratados en el extranjero.

Las disposiciones contenidas en los dos párrafos anteriores deberán ser cumplidas en el ámbito de los estados y el distrito federal conforme a la legislación aplicable.

IV. La ley establecerá los plazos para la realización de los procesos partidistas de selección y postulación de candidatos a cargos de elección popular, así como las reglas para las precampañas y las campañas electorales.

La duración de las campañas en el año de elecciones para presidente de la república, senadores y diputados federales será de noventa días; en el año en que solo se elijan diputados federales, las campañas duraran sesenta días. En ningún caso las precampañas excederán las dos terceras partes del tiempo previsto para las campañas electorales.

La violación a estas disposiciones por los partidos o cualquier otra persona física o moral será sancionada conforme a la ley.

VI. Para garantizar los principios de constitucionalidad y legalidad de los actos y resoluciones electorales, se establecerá un sistema de medios de impugnación en los términos que señalen esta constitución y la ley. Dicho sistema dará definitivita a las distintas etapas de los procesos electorales y garantizara la protección de los derechos políticos de los ciudadanos de votar, ser votados y de asociación, en los términos del artículo 99 de esta constitución.

En materia electoral la interposición de los medios de impugnación, constitucionales o legales, no producirá efectos suspensivos sobre la resolución o el acto impugnado.

Tu Abogado