El Juicio Oral, coloquialmente conocido en el ámbito jurídico como el nuevo sistema penal acusatorio, tiene vigencia en México a partir del 19 de junio del 2008, lo que ha implicado, estar en presencia de un nuevo concepto de cultura jurídica.

Se le ha denominado Juicio Oral porque el sistema se caracteriza principalmente por desahogar la etapa central del procedimiento de viva voz y ante la presencia de un juez o tribunal que analiza, entiende y dirime el litigio; nada más, ni nada menos que lo que sucede en el país, vecino nuestro del Norte, donde llevan más de 200 años utilizando éste procedimental sistema de impartición de justicia.

Los llamados juicios orales permiten que todas las partes en el proceso estén presentes durante el desarrollo de las audiencias, con especial énfasis en la presencia indelegable del C. Juez. Esto, por lo menos en apariencia, con la finalidad de transparencia, para que todos los involucrados en el proceso tengan conocimiento directo de las pruebas recabadas y la misma oportunidad de defenderlas o contradecirlas durante una o dos audiencia de manera pública y sin interrupciones.

Para muchos, el Juicio Oral es un procedimiento ágil y transparente, que dicen, facilita el balance entre el acusado y el ofendido  y asegura, mediante la intervención directa del Juez,  el respeto a sus derechos humanos y bueno, podríamos coincidir en ello cuando su implementación se da en materia penal; pero que sucede ahora, al ampliar la esfera de implementación al ámbito Civil y Mercantil; ¿no estaremos en realidad limitando aquel aparente respeto a los derechos humanos  a través de la limitación de los recursos de defensa de los ciudadanos? …..

Con la finalidad de buscar algunas respuestas al respecto, hemos creado la página en este medio, denominada: Análisis, Discusión, Evaluación e Implementación de los Juicios Orales en México, para que con la participación de todos, enriquezcamos nuestros conocimientos sobre la materia, en beneficio directo de los individuos  a quien servimos y por qué no, del propio.

Tu Abogado